Viajar a otro mundo gracias al arte inmersivo

Viajar a otro mundo gracias al arte inmersivo

Posiblemente esté se trate de un tema que es reciente para mucho y que aún desconocemos. Y es que gracias a la inmersión, nuestro estado de conciencia logra una transformación desde el momento en el que nos vemos rodeados de algún entorno audiovisual, pero a su vez podemos experimentar una percepción de presencia en un mundo que no es físico.

En el transcurso de los últimos años, gran cantidad de artistas que cuentan con una larga trayectoria también aquellos artistas denominados emergentes dentro del campo de las arte de los nuevos medios, se encuentran realizando trabajos en ese umbral entre el espacio de simulación que puede ser creado por la tecnología inmersiva, y el espacio físico en donde puede ubicarse la experiencia artística. El arte inmersivo se ocupa de conectar dentro de un mismo espacio a los espectadores de una obra. Realidad Virtual (VR), técnicas de realidad mixta con proyecciones o Realidad Aumentada (AR) se han convertido en algunos de los nuevos pinceles y cinceles utilizados por los artistas.

Lo que antes se empleaba como base de cada obra: la luz, el sonido y el color, en la actualidad son tratados en modo inmersivo, con la finalidad de lograr una interconexión de los límites existentes entre el espacio tiempo real y el espacio tiempo virtual. En el caso de los espectadores, estos con su presencia e interacción logran completar la obra, que en varias oportunidades se encuentra en evolución, en proceso. A partir de la inmersión, el estado de conciencia del espectador o del usuario vive un proceso de transformación cuando se ve rodeado de un entorno audiovisual, pero también se produce en él una percepción de presencia en un mundo no físico. Se debe considerar que en medio de este estado, nuestra conciencia y nuestro cerebro se neuro acopla a la conciencia de los demás. Este grado de neuro acoplamiento cerebral podría medirse a través de técnicas biométricas que son propias de la neurociencia.

Cuando un espectador se encuentra en estado de inmersión, ello es producido por la capacidad facilitadora y transformativa de la Realidad Virtual, La Realidad Mixta o las instalaciones audiovisuales inmersivas de gran formato, generalmente con proyecciones. La Realidad Virtual se encarga de eliminar completamente el espacio físico para sumergir al usuario dentro de una realidad que ha sido generada por un ordenador, mientras que por medio de otras técnicas se puede aprovechar el espacio real a fin de generar la inmersión. La exploración de este estado de inmersión es lo que caracteriza el nuevo trabajo de algunos de los artistas más destacados de nuestros días. El arte inmersivo se trata de un experimento tecnológico y artístico, pero además, de una conexión y de comunicación.

El arte inmersivo está dirigido a la exploración del cerebro límbico, hacia las emociones, los mecanismos de la percepción y los estados alterados de conciencia. En la exposición del colectivo japonés teamLab, el director de proyectos Katsumasa Nonaka, señala que, si bien no son empleadas técnicas biométricas para conocer el grado de conexión de las personas, si se han podido comprobar, sobre todo de manera visual que el conjunto de los espectadores que evolucionan entre sus obras inmersivas logra sentir esa conexión, que de la misma manera ha sido expresada en redes sociales.