Museu del Disseny y sus sorprendentes novedades

Museu del Disseny y sus sorprendentes novedades

Pensar que cualquier objeto que tenemos en casa y que solo es de carácter utilitario, nos impide imaginar que se trata de una creación que marca un punto y aparte en el universo del diseño, por lo que un encendedor, un cierre, un casco o quizás una rueda de bici, podrían conformarse como una pieza de museo para lucir en las vitrinas del Museu del Disseny, al que se han ido incorporado alrededor de treinta piezas para la exposición ‘Del mundo al museo’ pues la misma ha sido dedicada al diseño de producto.

Se trata de una muestra que tuvo sus orígenes durante el año 2015, pero que en la actualidad se renueva gracias a estas novedades, cosa que la institución ha aprovechado con el fin de reivindicarse con la actual dinámica y en constante crecimiento. El fondo de la colección de producto va más allá de las 2.000 piezas, pero se encuentra abierto a nuevas incorporaciones a manos de diseñadores, productores y particulares, que sean concebidas aquí o hechas aquí.

En cuanto a los criterios con los que se determina la incorporación de piezas dentro del discurso de ‘Del museo al mundo’, quien es el comisario del mismo, Rossend Casanova señala que las piezas llegan avaladas por concursos que se realizan dentro sector, pero también por la aceptación del público aunque en ellas también se incluyen las que a nivel de diseño implican una renovación referente a los materiales y contexto. Estas son algunas de las nuevas piezas que han resultado sorprendentes:

Osito al cuello

Esta es una historia cuya creadora es Rosa Oriol, quien un oso de peluche en una joya plana en 1985. En un principio era una pieza cortada a mano que tenía forma de oso, pero con el paso del tiempo fue evolucionando para hacerlo más redondeado. Los primeros admiradores del oso Tous fueron los adolescentes, pero la aceptación y la demanda fue cada vez mayor. hasta que ello lo convirtió en el icono de Tous. De este modo, el prototipo de la joya ha logrado entrar en la “nevera de la historia” que es el Museu del Disseny.

Lámpara portátil

Es un diseño que proviene de manos de la valenciana Inma Bermúdez donde la misma recurre a la tecnología Led a fin de desarrollar una lámpara portátil y de sobremesa que puede cargarse a través de USB. FollowMe nació en 2014, para cinco años después ingresar a la exposición del Museo del Diseño, lo cual significa un tiempo bastante corto si se toma en consideración que la colección cuenta con productos que nacieron a partir de 1929. La produce Marset, los cuales son pioneros en la fabricación de lámparas portátiles y autoabatibles, y está inspirado en la lámpara Flas, un clásico de la firma de iluminación.

Dormir en un banco de iglesia

La fundación Arrels apuesta por un diseño más reflexivo y con vertiente social, y es donde Curro Claret desde hace algún tiempo viene colaborando. Algunas de las novedades que se encuentran en el museo, y que se destacan esta el banco de iglesia convertible en cama, el ‘¡Por el amor de Dios!’. Se trata de un producto que se esta repensando, y que del mismo se han creado unas diez unidades para la iglesia de Santa Anna, en donde se acoge desde hace un tiempo a personas que no cuentan con un techo. La producción del banco es realizada en el barrio, en la que participa un carpintero del Raval y también miembros de Arrels.

Basta de nudos

Es una pieza que proviene de la experiencia de dos escaladores catalanes Josep Manuel Anglada y Jordi Pons. Es un producto de ingenio, que se ha hecho habitual en las mochilas, pero también en diversos accesorios que se emplean en la montaña. Es una idea que tuvo su origen luego de un viaje que hicieron a Yosemite, y el mismo es un sistema que fue patentado en 1964, por lo que se empezó a utilizar en todo tipo de ropa técnica. Para todos, el cierre Tanka se ha convertido en un invento muy de casa.

La pieza inédita

Producto del ingenio del diseñador Rafael Marquina quien se dedicó a pensar en una pieza que hiciera posible ordenar y desplazar su famosa aceitera antigoteo con comodidad. Para ello realizo un soporte de madera y otro de aluminio y acero, los mismos fueron ediciones de distintos años.