Mirando a la publicidad como un arte

Si se realiza un análisis detallado de la escena artística contemporánea, está nos revela la existencia de ciertas prácticas creativas que incluso son de carácter místico y que nos permiten realizar una lectura de la experiencia que nos ofrece la creación pero desde una perspectiva que resulta eminentemente espiritual.

Este tipo de prácticas se genera en todos los ámbitos del arte y, de manera bastante especial, dentro del arte gráfico, en donde incluso se usa la meditación. 

De esta forma, y considerando como centro de reflexión la experimentación gráfica, a la que se entiende como ese conjunto de procedimientos que son propios de la estampación, es importante destacar la gran cantidad de planteamientos artísticos que guardan relación con la meditación y con lo espiritual, además de los otros medios de creación.

No resulta en vano, o quizás por pura coherencia que con la condición artística, cultural y vital del ser humano sea posible circunscribir el campo de actuación dentro del plano artístico al trabajar los planteamientos desde el conocimiento de lo que nos rodea y de lo que ha llegado hasta nosotros. 

Es tal, que si llegamos a sopesar nuestra concepción de elevación espiritual, ésta se corresponderá con la visión oriental -fundamentalmente de meditación zen y budista-, en lo relacionado con el arte gráfico, y además se puede observar su práctica desde la base de la tradición europea.

En nuestros días, el mundo del arte gráfico nos presenta innumerables posibilidades para experimentar y a esta mismo con mayor vehemencia los artistas tras la idea de adaptarlo a sus exigencias personales a manos de numerosos pintores, escultores, videoartistas o performers, quienes se han aproximado a los sistemas de estampación buscando desarrollos alternativos y, obviamente, desde planteamientos que son sumamente diferentes y en donde se incluye la meditación.

Esta es una circunstancia que indudablemente ha contribuido a la evolución técnica y conceptual dentro del ámbito de la estampa. Es por ello que se usa el territorio del arte gráfico como ese punto de encuentro, en donde se proponen comparativas en conjunto con otras fórmulas de creación visual.

Por medio de la observación de la producción artística una selección de autores contemporáneos cuyos trabajos nos muestran una indudable sensibilidad trascendental, es posible hacer un análisis de las posibilidades con las que cuenta el arte como medio de elevación espiritual que nos acerca desde la meditación.

Los artistas que han sido objeto de análisis, han coincidido en que, desde lo material y con relación a la tierra, su aspiración es a una renovación desde la materia, y en tal sentido ejecutan obras con las que desean llegar a una posible representación del silencio original haciendo uso de la meditación. 

Son innumerables las cosas que la publicidad puede llegar a aprender del arte pues siempre ha encontrado en él un creativo compañero de donde se puede nutrir e inspirar. Hay que considerar que las obras artísticas siempre han sido subjetivas, mediante las cuales se intenta comunicar y provocar una reacción emocional en quien las observa consiguiendo conectar con él como un acto de meditación profunda.

De manera que, no queda duda de que la publicidad, más allá de su objetivo que es vender, también tiene una ambición que es conseguir. 

Una práctica que se ha hecho bastante común dentro de la industria publicitaria es contratar a grandes artistas para que creen anuncios. Pintores, fotógrafos, directores de cine, entre otros han prestado su destreza creativa para la elaboración de grandes e impactantes campañas estableciendo una sinergia entre arte, la comunicación publicitaria y el efecto que en todo ello ocasiona un estado de meditación para alcanzar los objetivos. 

Sin embargo, la influencia del arte en la publicidad a través de los estados de meditación no se encuentra limitado solo a las piezas gráficas o audiovisuales, si no que es posible encontrarla también en el street marketing, en el ambient marketing y en las “performance” publicitarias como el tan célebre flashmob.