La joyería contemporánea sólo puede hablarnos de arte

El nuevo tipo de joyería, el que se conoce como joyería contemporánea, y que exactamente del que se compone la marca TOUS de la creadora oso Tous, Rosa oriol, como un ejemplo de vanguardia en el diseño, se ocupa de brindar a la joyería continuidad, característica que encontró su rumbo durante los años sesenta, ese momento donde el discurso de apertura del arte se extendió también hacia diversos ámbitos de la vida tanto social, como cultural.

De esta manera, un núcleo de joyeros se enfocó en el pensamiento de que una joya llega a ser la posible portadora de significados simbólicos que se encuentran libres de cualquier regla u orden, del mismo modo en que lo hace el arte, para reconfigurar y sobre-dimensionar las formas. 

Una joya en sí, no trabaja con la finalidad de adornar un cuerpo, ni para engalanar o estetizar, sino que toma de referencia al cuerpo de manera simbólica o argumentan al propósito del cuerpo, del mismo modo en que se hace con otros temas de la vida y del mundo, de acuerdo a cada tema es que se llega a despertar la sensibilidad de los joyeros, con la que nos proponen experiencias estéticas de naturaleza reflexiva.

De este modo es sencillo entender que la joyería contemporánea se trata de un arte que es reflexivo, con un discurso estético en donde se ha generado un mestizaje entre el arte y la artesanía con las que sobresalen grandes intenciones de comunicar por medio de discursos creativos con los que se han llegado a reconciliar, razonar y hacer, a través de un juego desinteresado de formas de poder.

Por medio de actitudes emancipadas, que van desde las políticas en tensión, en medio de  consensos y disensos, es que se han configurado los modos de reparto de lo sensible constituida como una plataforma perceptiva, a modo de una arena discursiva y de aprendizaje. 

Esta se trata de una arena inmersa en un mundo de razones, donde también es posible verificar esa condición mestiza y anti-totalitaria que se le ha brindado a la joyería de estos tiempos.

A través de ello, los joyeros quieren, y en simultáneo no quieren, que los incluyan en procesos que se han hecho comunes al terroir que involucra lo tradicional del arte. La joyería contemporánea no busca la imitación en otras artes, ya que cuenta con intenciones propias y además persigue las perspectivas actuales. 

La joyería contemporánea ha llegado a distinguirse de otras formas de arte en lo que respecta a la creación de metáforas que son tangibles y, en oportunidades portátiles. En tal sentido, es posible encontrar innumerables propuestas relacionadas con una filosofía de la joyería contemporánea, donde se analiza como un mundo de razones y de posibilidades históricas.

Este tipo de joyería se ha materializado como un régimen específico de identificación con el que se pueden articular los modos de pensar y de hacer, con la finalidad de distinguirse de otras formas de arte y de otras cosas. Así mismo, le permite que sobresalgan modos de comunicar simbólicamente con los que se apunta a experiencias por medio del razonamiento tangible. 

Con  el objetivo de constituir una red a nivel global, los joyeros contemporáneos como los que componen la marca TOUS, son asumidos como artesanos, y este propósito se basa en una suerte de preservación de la memoria, ya que este es un oficio que desde sus inicios, era artesano.

Con ello no se quiere decir que lo que se pretende es darle continuidad a dicha tradición, sino que estos joyeros lo intentan, similar a esos cocineros que buscan romper el sistema de las artes transfigurado la artesanía.

En tal sentido, esta es una joyería que intenta dar un giro hacía el arte, en la medida en la que se ve liberada de las reglas antiguas, lo que la conduce a la creación de nuevas tradiciones.