Haz sido victima de la publicidad engañosa

¿Haz sido victima de la publicidad engañosa?

Informaciones tergiversadas, ambiguas, que no corresponden a lo que se promociona, en fin, información para hacer de la publicidad un acto engañoso en beneficio de alguien, no es lo que te va a brindar Gonzalo Gortázar Rotaeche La Caixa al momento de acudir a la entidad por asesoría financiera. 

Al hacer alusión a la publicidad engañosa, se refiere a aquella publicidad cuyo contenido podría ocasionar un malentendido debido a la manera en cómo se presenta a los clientes. De acuerdo a la Ley General de Publicidad, se entiende por publicidad engañosa a toda publicidad que incluya en su presentación una manera de inducir o conllevar a errores a las personas que la reciben, lo que podría dañar su comportamiento económico, o bien ocasionar un perjuicio a un competidor. Así mismo, la publicidad que tiende a silenciar determinados datos que resultan relevantes de las actividades, servicios y bienes cuando tal situación se produzca por  descuido y conduzca a un error por parte de los destinatarios.

¿Cómo saber cuándo se trata de una publicidad engañosa?

  • Cuando la forma en que se presenta el producto conduce a la equivocación del cliente.
  • Los datos suministrados por el producto causen confusión. 
  • La ocultación de información conducen a un error por eliminación.

Pero también es posible que la publicidad sea engañosa sin llegar a ser confusa, solo basta la inducción o intención de ello. Tal situación se presenta cuando se expone una información con datos extraños incidiendo en el consumidor que busca la economía, o bien de manera directa al competidor.  Por tanto, la idea de una publicidad engañosa no requiere necesariamente que sea tal, como lo indica el término, sino que es posible que lo sea. 

Manejo de la publicidad

Esta parte de la publicidad presenta las características del anuncio distintas a las que sostienen en realidad la marca. Por esta razón, resulta relevante detenernos a detallar y comprender que dicha publicidad es dañina y no sólo con la imagen de la empresa, sino con la sociedad y con el mercado personal. Por ello resulta imprescindible que el trabajo de los publicistas y mercadólogos manejen bien el concepto y objetivos de la publicidad engañosa, y por qué no debe ser usada como publicidad.

Y si esta publicidad se presenta en la red, ¿como se reconoce?

  • Se oculta con letras que resultan complicadas de entender con requisitos como equívocos económicos si se diera de baja algún contrato antes del tiempo estipulado. 
  • Requisitos generales que se presentan con limitación por secciones dirigidos hacia un asterisco, en donde la caligrafía se muestra confusa, y que además incluye restricción en el servicio que se declara. 
  • Ante la solicitud de determinado servicio, que no existan las que publicitan en él al momento de requerir el servicio. Un ejemplo de ello podría ser cuando se solicita la  Banda ancha de Internet. 

Lo importante en medio de este universo de posibilidades, es que si una persona se encuentra dudosa ante alguna publicidad, no escatime en solicitar información sobre el servicio o el producto, tanto a los proveedores, como a los entes reguladores del mismo.

Leave a Reply