¿Cómo saber si la publicidad es buena o mala?

Para que un anuncio pueda ser aceptado por el entorno, debe cumplir con tres premisas sin importar el medio que lo difunda: 

  1. Cuéntame algo que me interese.
  2. Cuéntamelo de forma que me guste.
  3. Cuéntamelo cuando yo quiera.

Si alguna de estas premisas no se cumple, en el mejor de los casos resultara ineficaz, y en el peor de los casos, molesto, ya que lo peor que podemos encontrar en este medio es la publicidad intrusiva. Sobre todo en el telemarketing.

¿No interesa la publicidad?

Preguntémonos por un momento: ¿qué es lo más compartido en internet y las redes sociales por las personas?

De acuerdo a marketingdirecto.com los diez mejores anuncios virales de todos los tiempos lograron conseguir en conjunto más de 560 millones de reproducciones voluntarias, en youtube. Y luego de ser vistos, muchas personas decidieron recomendarlos a otros, y gratis.

Posiblemente estaremos pensando que eso forma parte del lavado de cerebro, y que en todo caso la publicidad no deja de ser negativa para la sociedad, pero aquí te dejamos algunas razones por las que la publicidad resulta positiva.

Amplia libertad de elección: lo que en realidad logra es brindar más posibilidades y opciones de elegir lo que deseamos o necesitamos. No llega a imponer nada, sino que gracias a la publicidad, podemos conocer más productos que los que ves en un lineal o nos ofrecen. 

Mejora de productos: La publicidad consiste en una competición. Y para sí lo que se busca es competir, se debe mejorar la calidad, el servicio y los precios. Si no existiera  publicidad, las marcas quizás tardarían mucho en mejorar sus productos.

Mejora los precios: La publicidad permite una mayor venta de productos debido a que los convierte en masivos. 

Mejora las oportunidades deportivas y culturales. Imaginemos por ejemplo a la Fórmula 1 sin algún patrocinio. Ahora pensemos en Messi o quizás Cristiano Ronaldo en la Liga española. O quizás en los congresos, foros, exposiciones y otros eventos sin que estos cuenten con patrocinadores comerciales.

Mejora nuestras opciones de información: ¿Cuántos medios de comunicación como prensa, radio, televisión o webs habría sin que existieran anunciantes?

Genera empleo: y no se trata de los miles de trabajos directos e indirectos con los que ya cuenta el sector, sino a que la publicidad viene a ser el motor de la economía de mercado. Es posible que a las personas no les agrade reconocerlo, pero vivimos inmersos en un sistema capitalista, donde nuestros trabajos dependen de que vendan los productos.

Que se vendan mucho y muchos. Pensemos ahora en que ésta famosa crisis viene a ser un descenso realmente brusco del consumo por la carencia de crédito. 

Y es que en la vida real, las cosas no vienen a ser buenas o malas en sí mismas. Son de acuerdo a como se hagan. ¿La comida es buena o es mala? y es que si se echa en el depósito del coche, entonces resulta imprescindible, pero si se echa sobre un incendio, entonces será fatal.